Sus síntomas son:

A El rendimiento en lectura, medido mediante pruebas de precisión o comprensión normalizadas y administradas individualmente, se sitúa sustancialmente por debajo de lo esperado dados la edad cronológica del sujeto, su coeficiente de inteligencia y la escolaridad propia de su edad.

B. La alteración del Criterio A interfiere significativamente el rendimiento académico o las actividades de la vida cotidiana que exigen habilidades para la lectura.

C. Si hay un déficit sensorial, las dificultades para la lectura exceden de las habitualmente asociadas a él.

No permitas que tu hijo sufra debido a ninguna dificultad escolar. Averigua qué puede estar pasándole  a través de una valoración psicopedagógica. En PSYTECO somos especialistas en Fracaso Escolar: prevención, evaluación e intervención.

 

 

 




Investigaciones destacan que 8 de cada 10 personas manifiestan un incremento en el apetito sexual en la estación de la primavera.

La explicación científica radica en que el sol y la luz favorecen mayor secreción de endorfinas así como de vitamina D, que influye en la testosterona…; otras razones se basan en que en esta época salimos más, mostramos más nuestros cuerpos… pero… ¿y si a pesar de ser primavera no noto deseo sexual? ¿es un problema? ¿puede afectar a la estabilidad de mi pareja?

Si esto te está ocurriendo, no dudes en consultar con un Sexólogo experto cuanto antes y evitarás que se convierta en un problema.

En PSYTECO somos especialistas en Sexología

 


El número de rupturas matrimoniales -separaciones o divorcios- entre personas mayores de 65 años se ha duplicado en la última década.  

Son datos del informe «Las Personas Mayores en España» que también refleja que la mayoría de estos se producen inmediatamente después de la jubilación

La adaptación a las nuevas rutinas y horarios, la ausencia de ocupaciones alternativas, un mayor tiempo compartido, problemas de comunicación y convivencia no resueltos… son factores que influyen en estos datos.

Si con el paso de los años notas que tu relación de pareja se ha ido deteriorando, no dudes en pedir ayuda. La terapia de pareja puede ayudarte a cualquier edad. Si así lo deseas, nunca es tarde para ser feliz en pareja.

En PSYTECO somos especialistas en terapia de pareja.


 ¿Me cuesta controlar algún miedo? ¿lo siento en momentos inoportunos y de forma desmesurada? ¿objetivamente este miedo parece injustificado? ¿interfiere en mi vida cotidiana reduciéndome mi capa…cidad de acción? puede que estemos hablando de una FOBIA.
Entre las fobias más comunes: miedo irracional a espacios cerrados, arañas, cucarachas, agua e incluso la fobia social
No permitas que cualquier fobia reduzca tu calidad de vida. El diagnóstico y tratamiento psicológico es fundamental para la superación de cualquier fobia
En PSYTECO somos especialistas en el tratamiento de fobias y traumas.



Seguro que bosteza o suspira a lo largo del día alguna vez.

El suspirar o bostezar es un signo de que no se toma el oxígeno necesario y es la forma que tiene el organismo de remediar esta situación de hipoxia.

El suspiro se acompaña, normalmente, de la sensación de que algo anda mal, así como de ansiedad; sin embargo libera algo de tensión y debe practicarse como medio de relajación.

Cuando sienta la necesidad de relajarse, siéntese o quédese de pie y erguido.

Suspire profundamente emitiendo a medida que el aire va saliendo de sus pulmones un sonido de profundo alivio.

Luego deje que el aire vuelva a sus pulmones lenta y naturalmente.

Repita este proceso de 8 a12 veces, siempre que sienta que lo necesita, y experimente la sensación de que se está relajando.


Para empezar a trabajar y mejorar tu respiración, comienza por ser consciente y sentir cómo respiras, para ello:

Túmbate de espaldas  en el suelo sobre la alfombra o sobre una manta, con las piernas estiradas, ligeramente separadas una de la otra; las puntas de los pies mirando ligeramente hacia afuera, los brazos a los lados del cuerpo sin tocarlo y con las palmas de la mano mirando hacia arriba; los ojos cerrados.

Céntrate en la respiración. Coloca una mano en el lugar del cuerpo que vea que sube y baja cada vez que inspiras y espiras. Si este lugar se encuentra situado en el tórax significa que no se están ventilando totalmente los pulmones.

Practica la respiración más profundamente a fin de que el abdomen suba y baje de manera más notoria.

Ahora coloca suavemente las dos manos sobre el abdomen y observa los movimientos que realiza al respirar: el abdomen se eleva en cada inspiración y desciende en cada espiración.

Es preferible respirar por la nariz más que por la boca; por tanto, mantenga sus fosas nasales tan libres como pueda antes de realizar los ejercicios.

Observe si su tórax se mueve en armonía con su abdomen. Continúe haciendo esto durante varios minutos. Levántese lentamente.