El trastorno por estrés agudo se diagnostica cuando:

La persona ha estado expuesta a un acontecimiento traumático en el que han existido 1 y 2:

  1. 1. la persona ha experimentado, presenciado o le han explicado uno (o más) acontecimientos caracterizados por muertes o amenazas para su integridad física o la de los demás
    2. la persona ha respondido con un temor, una desesperanza o un horror intensos
  2. B. Durante o después del acontecimiento traumático, el individuo presenta tres (o más) de los siguientes síntomas disociativos:
  3. 1. sensación subjetiva de embotamiento, desapego o ausencia de reactividad emocional
    2. reducción del conocimiento de su entorno (p. ej., estar aturdido)
    3. desrealización
    4. despersonalización
    5. amnesia disociativa (p. ej., incapacidad para recordar un aspecto importante del trauma)
  4. C. El acontecimiento traumático es reexperimentado persistentemente en al menos una de estas formas: imágenes, pensamientos, sueños, ilusiones, episodios de flashback recurrentes o sensación de estar reviviendo la experiencia, y malestar al exponerse a objetos o situaciones que recuerdan el acontecimiento traumático.
  5. D. Evitación acusada de estímulos que recuerdan el trauma (p. ej., pensamientos, sentimientos, conversaciones, actividades, lugares, personas).
  6. E. Síntomas acusados de ansiedad o aumento de la activación (arousal) (p. ej., dificultades para dormir, irritabilidad, mala concentración, hipervigilancia, respuestas exageradas de sobresalto, inquietud motora).
  7. F. Estas alteraciones provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo, o interfieren de forma notable con su capacidad para llevar a cabo tareas indispensables, por ejemplo, obtener la ayuda o los recursos humanos necesarios explicando el acontecimiento traumático a los miembros de su familia.
  8. G. Estas alteraciones duran un mínimo de 2 días y un máximo de 4 semanas, y aparecen en el primer mes que sigue al acontecimiento traumático.
  9. H. Estas alteraciones no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o a una enfermedad médica, no se explican mejor por la presencia de un trastorno psicótico breve.

Si te sientes identificado, no lo dudes, pide ayuda cuanto antes. En PSYTECO somos especialistas en el diagnóstico y tratamiento de trastornos de ansiedad. Especialistas en Psicología Clínica y EMDR-Trauma. 987 26 32 88


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *